Siguenos
Últimos temas
» Saw IV
Dom Nov 12, 2017 11:39 pm por Admin

» Transformers: El último Caballero - Transformers: The Last Knight
Sáb Nov 04, 2017 11:17 am por Admin

» El culto de Chucky - Cult Of Chucky
Sáb Nov 04, 2017 12:20 am por Admin

» Siete Deseos - Wish Upon
Sáb Oct 14, 2017 2:06 pm por Admin

» It: Eso - El Payaso Asesino
Jue Sep 07, 2017 11:38 am por Admin

» Acapellas 2011
Miér Ago 30, 2017 7:29 am por yony_rmx

» La Noche del Demonio - Insidious
Jue Jul 20, 2017 12:32 am por Admin

» Kong La Isla Calavera - Kong: Skull Island
Dom Jul 09, 2017 9:51 pm por Admin

» Far Cry Primal PC (Full Español)
Dom Jun 04, 2017 10:33 am por Admin

» Rise of the Tomb Raider PC Full
Lun Mayo 29, 2017 9:22 am por Admin

» Estructura de un track Circuit
Miér Mayo 17, 2017 11:03 pm por marisalopez29

» Curso de Música + Tutorial FL Studio
Miér Mayo 17, 2017 11:00 pm por marisalopez29

Newsletter

Ingresa tu direccion de correo para recibir nuestras actualizaciones:



-

cerrar
¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 11 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 305 el Mar Jul 22, 2014 8:34 am.
Estadísticas
Tenemos 2685 miembros registrados.
El último usuario registrado es yony_rmx.

Nuestros miembros han publicado un total de 2044 mensajes en 1139 argumentos.
Contador

Las reglas del plano físico

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las reglas del plano físico

Mensaje  Admin el Dom Feb 27, 2011 12:17 am

Primera regla:

Aunque ya lo he comentado en otra oportunidad, quiero recalcarles la primera regla de la felicidad: “Sé capaz de experimentar cualquier cosa”. La segunda dice: "Causa a los demás solamente aquello que puedan experimentar con facilidad" (todo lo que haces a los demás que no puedan experimentar con facilidad es un acto hostil que se vuelve en contra de uno y se graba como carga negativa a nivel celular). Analicemos ahora la primera regla: Ser capaz de experimentar cualquier cosa no quiere decir literalmente "experimentar cualquier cosa" (por ejemplo tirarse a una piscina vacía de cabeza) sino tener la habilidad de experimentar o confrontar cualquier cosa. Si llegan a captar la esencia de esta primera regla, nadie, nadie, ni las Energías Lúdicas ni todas las entidades negativas les podrán dañar. ¿Cómo les podrán dañar si tienen la habilidad de experimentar o confrontar cualquier cosa que les digan o hagan sin que se les mueva un pelo? Incluso la persona que los querría dañar dejaría de molestarlos si sabe con certeza que "les resbala" lo que haga. ¿Captan el punto? Muchas veces puedo hablar con gente negativa de mi entorno y, cuando me dicen algo injurioso, también acotan: "Para que te voy a decir ésto si no tienes emociones, te has convertido en una piedra". ¡¡Ellos no se dan cuenta que aplico inherentemente la primera regla!! Y claro que tengo emociones... y muchas, pero las manejo aplicando esta primera regla.

Omití agregar esto que es fundamental: "LO QUE PUEDES EXPERIMENTAR (CONFRONTAR) TAMBIÉN LO PUEDES MANEJAR". Prueben ésto con personas difíciles, disfruten de la situación cuando puedan y no se compliquen demasiado la vida. Muchas veces sugerí “desconectarse” cuando surgía un problema. Pero uno se desconecta de algo cuando no lo puede manejar. Si lo pueden manejar... ¡adelante! Hay situaciones producidas por gente nefasta que las considero una buena ocasión para aprender y aplicar esto. ¡Ya sé que es difícil! ¿Pero qué pruebas quieren que le den en los planos espirituales para aprender a crecer? ¿Ir al Parque de Diversiones a probar la fortaleza interna en los llamados "Juegos peligrosos"?
El plano físico tiene sus reglas. La encarnación tiene sus reglas. Si no las siguen, están perdidos. Si los ingenieros no siguen las reglas de la construcción de puentes o de edificios, éstos se vienen abajo. Si alguien lee en un libro: "Para poner los dedos en el enchufe sin riesgos, primero hay que cortar la luz", y esta persona no hace caso, recibirá un golpe de corriente eléctrica. Si lo vuelve a hacer sin cortar primero la luz y recibe el consiguiente “shock” eléctrico, esto significa que la regla solamente la leyó, pero no la hizo "carne" en él. En buen romance, si alguien lee que la primera regla de la felicidad es ser capaz de experimentar (confrontar) cualquier cosa y no la hace "carne" en él, y luego se dedica al boxeo, no puede después lamentarse si se deprime porque le dan un golpe en el rostro cada vez que baja la guardia. Esta es una regla del plano físico y si no la aplican se produce el resultado previsto. Si orinan en contra del viento se vas a ensuciar los pantalones. Entonces tienen dos opciones: o confrontan el hecho y siguen orinando en contra del viento u orinan a favor del viento. ¿Captan el punto? En realidad, no es difícil incorporar en uno esta regla: simplemente basta darse cuenta de que es posible adquirir la habilidad de confrontar o experimentar cualquier cosa.

Capten esto, por favor: Antes de Psicointegrarme con el Dr. Olguín, yo era una persona violenta que reaccionaba mal ante cualquier cosa que me dijeran. No sabía siquiera que esto se puede manejar (y que incluso se debe manejar). Cuando a través de Psicointegración lo supe, fue algo mágico: los insultos dejaron de alcanzarme. Y no fue algo misterioso, sino algo muy sencillo: bastó que yo decidiera "no hacerle el juego a ese niño caprichoso que es mi ego". No sé cómo explicar mejor algo tan simple. No hay fórmulas mágicas en esto... basta con aplicar la regla.
Horacio Velmont.


Segunda regla:

Como dijo mi colaborador, el Prof. Horacio Velmont: La primera regla de la felicidad dice “Sé capaz de experimentar cualquier cosa” y la segunda enuncia: "Causa a los demás solamente aquello que puedan experimentar con facilidad" (todo lo que haces a los demás que no puedan experimentar con facilidad es un acto hostil que se vuelve en contra de uno y se graba como carga negativa a nivel celular). Yo agregaría dos reglas más: "Déjate fluir sin prejuicios de que te tilden de anormal" y "Nunca dejes de acusar recibo".

Analicemos ahora la segunda regla: Muchas personas, envueltas en el torbellino de su propio ego, no se dan cuenta que a veces hieren a gente de su entorno con distintas actitudes o falta de ellas. No lo hacen premeditadamente, sino porque no aplican la segunda regla de la felicidad y sin querer, a veces hacen pasar a esas personas por situaciones difíciles de manejar, ya sea por no ponerse "en lugar del otro" y creer que él va a asimilar todo lo que le generemos. Tengan en cuenta esto: Un acto hostil no se limita solo a una agresión verbal o de hecho, eso sería lo más básico. Un acto hostil también comprende el no respetar al otro, ya sea no acusando recibo de sus palabras o no teniéndolo en cuenta (esto lo desarrollo en forma más extensa en la cuarta parte: Las formas del respeto).

Hay personas que causan en los demás cosas que no pueden experimentar con facilidad, porque están envueltas en sus propios problemas y no ven más allá de sí mismas. Otras, en cambio, lo hacen inconscientemente porque no aprendieron qué importante es para el otro el ser tenido en cuenta. Hacer caso omiso de esa persona también es un generador de actos hostiles.

Y reitero algo que dije recién porque es importante recalcarlo: No solamente hay actitudes de determinada persona que los otros no pueden experimentar con facilidad y eso las pone mal, sino la falta de ellas también pueden afectar a quien espera un acuse de recibo. ¿Cuanta gente espera una explicación que nunca llega? ¿O una palabra de aliento que queda a flor de labios? ¿O un sí, o un no... para saber a qué atenerese? Entonces, a veces la falta de actitud también genera actos hostiles hacia la otra persona.

Pero como el Universo es un espejo, esos actos hostiles se vuelven en contra de la persona: por un lado se graban como carga negativa a nivel celular en la mente reactiva automática y lo hacen en forma de engramas. Por el otro, penetran como carga hostil en la mente reactiva impulsiva, alimentando el ego en forma de complejo de culpa inconsciente.

Entonces, si causas a los demás solamente aquello que puedan experimentar con facilidad, les generarás placer a sus vidas... con la consiguiente felicidad para tí.

Tercera regla:

Comportamiento normal:
"Nunca llega a ser coronado por la inmortalidad aquel que teme ir adonde le conducen voces desconocidas" - John Keats (1795-1821) Poeta inglés.

La tercera regla de la felicidad en el plano físico enuncia: "Déjate fluir sin prejuicios de que te tilden de anormal".
Muchos preguntan: ¿Qué es un comportamiento normal en el plano físico? ¿Qué tipo de conducta entra dentro de los patrones llamados normales? El tema tendría más de una respuesta y, a su vez, cada una de ellas podría generar algunas polémicas.
El comportamiento normal es apenas una cuestión de consenso. O sea, si mucha gente piensa que una cosa está bien o es correcta, entonces esa cosa pasa a estar bien y ser correcta.

Otros desean saber si hay ejemplos contundentes al respecto y les respondo que sí... los hay.

¿Ustedes ya se preguntaron por qué las letras de un teclado de máquina de escribir están colocadas en ese orden?
Muy pocos lo saben.

Ese teclado, con el cual ahora estamos tan familiarizados, tiene un nombre poco común: QWERTY, pues son las seis primeras letras de la fila de arriba. Y aunque las máquinas de escribir ya no se usan tanto como hace medio siglo atrás, esa misma disposición la tiene el teclado de la computadora personal u ordenador.
Cuando de pequeño comencé a estudiar dactilografía me cuestionaba el orden extraño de las letras y con el tiempo encontré la respuesta: la primera máquina de escribir fue inventada por Christopher Scholes en 1873, con el fin de mejorar la caligrafía de las personas. Pero presentaba un problema: si el dactilógrafo tecleaba con mucha velocidad, los tipos se entrechocaban y trababan la máquina. Entonces Scholes diseñó el teclado QWERTY, que obligaba a los usuarios a escribir con mayor lentitud. O sea, para escribir mejor, el teclado fue diseñado para que se digitase más lentamente.
Hoy, a años de distancia, sabemos que hay dactilógrafas que escriben a una velocidad pasmosa. ¿Qué pasaría si le intentaran cambiar el orden de las letras, acomodándolas por Abecedario?

No sería normal... ¿No? Pero... ¿Normal para quién? ¿Para aquellos que aceptaron el teclado QWERTY y dieron por sentado que fue diseñado con sentido común?
El ejemplo del teclado lo podemos trasladar a muchos órdenes en la vida, donde la gente, por consenso, acepta que tal cosa es normal. Y lo mismo pasa con las conductas... aquella persona que tiene avidez por lo lírico espiritual puede ser evaluada como fuera de los patrones normales. Pero no saben que cada ser humano es único, con sus propias cualidades, instintos, formas de placer, etc. Sucede que la sociedad termina imponiendo una manera colectiva de actuar y las personas no se detienen a preguntarse por qué es necesario que se comporten así. Se limitan a aceptarlo, como los dactilógrafos aceptaron el hecho de que el QWERTY era el mejor teclado posible.

El problema es que hay seres que tiene el valor de ser diferentes y se dan cuenta que conviven con personas "dormidas"... y eso los hace sentir solos.
Ya se preguntaba Ouspensky: ¿Por qué no todos las personas pueden desarrollarse y tornarse seres diferentes? La respuesta es muy simple: porque no lo desean.
Preguntémonos ahora qué significa un ser diferente. Es aquella persona que adquiere cualidades nuevas y dones que antes no poseía. Es aquel ser que se atreve a salir del comportamiento llamado normal, porque sabe que el ser humano normal es como una máquina puesta en movimiento por influencias exteriores (la sociedad) e interiores (los Yoes).

El ser humano debe saber que él no es uno, sino que es muchos. Cambia continuamente. En un momento es una persona y al siguiente, es otra. Poco después, una tercera y así sucesivamente. Cada idea, cada deseo es un "yo". Esos yoes no están ligados entre sí y no representan más que una ínfima parte de las funciones de la persona, pero cada uno de ellos cree representar el todo.

Un ser diferente, lejos de lo que la sociedad llama "comportamiento normal", es aquel que no es manipulado por sus yoes, es aquel que tiene avidez por crecer espiritualmente gozando a la vez el mundo material. La mayoría de los seres humanos no han despertado del sueño, pero no lo saben. Y viven dormidos, manejan dormidos, comen dormidos, hacen el amor dormidos, alejados de la verdadera realidad. Al atreverse a cambiar, pueden salir de ese sueño y el estadío de despiertos es el paso previo a la Iluminación, donde ocurre la Comprensión del Todo. Pero sepan que solo a partir del momento en que el ser humano se da cuenta de que está dormido, es cuando se puede decir de él que está en camino de despertar. Jamás podrá despertarse antes de haberse dado cuenta de que está dormido.

Y si logra despertarse y realizar el cambio, el ser humano deja de ser una máquina para transformarse en un ser trascendente.

Cuarta regla:

Las formas del respeto
La cuarta regla de la felicidad dice: "Nunca dejes de acusar recibo". En este caso no solo sería un goce que sentirías, sino una felicidad que transmitirías.

El Amor impersonal se basa en el Servicio, de la misma manera que el Amor personal se basa en el respeto. Con respecto a este último no son muchos los que saben aplicarlo. Una de las definiciones de respeto es "Sentimiento que lleva a reconocer los derechos, la dignidad y el decoro de una persona, absteniéndose de ofenderla". Pero el respeto también se basa en el equilibrio, porque otra definición dice: "Miramiento excesivo y temeroso de la opinión de los demás que impide actuar según las propias convicciones", y allí se daría una situación contradictoria, porque se perdería el respeto por la propia opinión e impediría tratar de enmendar los errores del otro. Entonces, valga la apostilla: respeto sin equilibrio es un respeto parcial... y no es válido.

Veamos el respeto desde el punto de vista espiritual: El mismo tiene que ver con la empatía y esta también incluye una respuesta emocional orientada hacia la otra persona, de acuerdo con la percepción y valoración del bienestar de ésta. Esto nos lleva a deducir que la empatía es una habilidad de carácter subjetivo, ya que es dependiente del individuo que la manifieste. Pero deseo aclarar que la falta de empatía no indica necesariamente falta de respeto. A veces no se siente empatía por alguien, pero el decoro nos obliga a respetar a dicha persona.

Y desde lo espiritual, la falta de respeto no es solamente ofender, calumniar, injuriar o agredir, sino no tener en cuenta al otro, ignorarlo, dejarlo de lado... ¡Cuántas personas, enfrascadas en sus problemas, no advierten las necesidades de quien está a su lado! Y, como se dijo antes, no solamente hay actitudes de determinada persona que los otros no pueden experimentar con facilidad y eso las pone mal, sino la falta de ellas también pueden afectar a quien espera un acuse de recibo. ¿Cuanta gente espera una explicación que nunca llega? ¿O una palabra de aliento que queda a flor de labios? ¿O un sí, o un no... para saber a qué atenerse?

Entonces, el acuse de recibo es una de las principales muestras de respeto hacia el otro. Nuestro amigo, nuestra pareja, nuestro conocido, etc. siempre espera una respuesta, ya sea de una propuesta, comercial o amorosa, o de una pregunta sobre determinado tema, o de una duda que carcome nuestros sentidos... el acuse de recibo descomprime esa tensión y sepan aquellos que evitan dar una respuesta negativa para no lastimar al otro, que el NO es más fácil de digerir que el SI, porque la incertidumbre corroe el espíritu. En cambio, ante un NO la persona sabe a qué circunstancias acogerse. Si se adecua o no a la nueva situación ya no es responsabilidad de quién acusó recibo.

No dar acuse de recibo es una grave falta de respeto, aunque no siempre se omite adrede. Sucede que la mayoría de las personas no fue enseñada a acusar recibo y dan por sentado que el otro sabe o supone nuestra respuesta... y no es así. Es importante tomar conciencia de que teniendo en cuenta al otro, el acuse de recibo saldrá naturalmente.

El respeto tiene muchas formas de aplicarse y limitar el mismo a abstenerse de ofender a alguien es empobrecer el concepto.
Como dije al comienzo de esta cuarta parte del artículo: El Amor personal se basa en el respeto y agrego que lo ideal es que ambos se apuntalen entre sí.
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 1228
Localización : Bogotá, Colombia
Puntos : 3199

Ver perfil de usuario http://www.producerstudios.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.