Siguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La Noche del Demonio - Insidious
Jue Jul 20, 2017 12:32 am por Admin

» Kong La Isla Calavera - Kong: Skull Island
Dom Jul 09, 2017 9:51 pm por Admin

» Far Cry Primal PC (Full Español)
Dom Jun 04, 2017 10:33 am por Admin

» Rise of the Tomb Raider PC Full
Lun Mayo 29, 2017 9:22 am por Admin

» Estructura de un track Circuit
Miér Mayo 17, 2017 11:03 pm por marisalopez29

» Curso de Música + Tutorial FL Studio
Miér Mayo 17, 2017 11:00 pm por marisalopez29

» No toques dos veces - Don't Knock Twice
Dom Mayo 07, 2017 10:05 am por Admin

» To Mixeao
Sáb Mayo 06, 2017 7:15 pm por amusho

» Bachata Pura Samples y Loops
Vie Mayo 05, 2017 1:32 pm por crido

» Latin Loops MegaPack
Vie Mayo 05, 2017 1:30 pm por crido

» Como Crear Revientes en Circuit
Vie Abr 14, 2017 10:02 am por Admin

» Melodías estilo Vitally
Vie Abr 14, 2017 9:56 am por Admin

Newsletter

Ingresa tu direccion de correo para recibir nuestras actualizaciones:



-

cerrar
¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 11 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 305 el Mar Jul 22, 2014 8:34 am.
Estadísticas
Tenemos 2684 miembros registrados.
El último usuario registrado es darwin02.

Nuestros miembros han publicado un total de 2038 mensajes en 1134 argumentos.
Contador

Confrontación y Felicidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Confrontación y Felicidad

Mensaje  Admin el Dom Feb 22, 2009 6:38 pm

CÓMO CONFRONTAR
El primer paso para resolver cualquier cosa es adquirir la capacidad de encararlo.

Podría decirse que la guerra continúa siendo una amenaza para el hombre porque el hombre no puede confrontar la guerra.

La idea de hacer que la guerra sea tan terrible que nadie sea capaz de luchar es exactamente lo opuesto a la realidad, si se desea acabar con la guerra.

La invención del arco, la pólvora, el cañón naval pesado, las ametralladoras, el líquido incendiario y la bomba de hidrógeno sólo añaden más y más certeza de que la guerra continuará.

Puesto que cada nuevo elemento que el hombre no puede confrontar se añade a los elementos que no ha sido capaz de confrontar hasta ahora, el hombre se dedica a disminuir su capacidad para resolver la guerra.

Estamos examinando aquí la anatomía básica de todos los problemas.

Los problemas empiezan con una incapacidad para confrontar algo. Tanto si aplicamos esto a las disputas domésticas como a los insectos, a los vertederos de basura o a Picasso, siempre se puede encontrar el principio de cualquier problema existente en una falta de disposición para confrontar.

Tomemos una escena doméstica. El marido o la mujer no puede confrontar al otro, no puede confrontar las consecuencias de la segunda dinámica, no puede confrontar las cargas económicas, y así tenemos disputas domésticas.

Cuanto menos se confronte cualquiera de estas cosas, más se convertirá en un problema.

Es un hecho que salta a la vista que nunca se soluciona nada huyendo de ello.

Desde luego, también se podría decir que nunca se soluciona el problema de las balas de cañón a pecho descubierto.

Pero te aseguro que si nadie se preocupara de si se dispararan o no balas de cañón, cesaría el control de la gente por medio de la amenaza de las balas de cañón.

En los barrios bajos, donde existen marginados para mantener ocupada a la policía, no podríamos encontrar un hombre de cuyas dificultades básicas, de cuya caída, no pudiera localizarse el origen en una incapacidad para confrontar.

Había un criminal que tenía todo el lado derecho paralizado. Sin embargo, este hombre vivía de acercarse a la gente en los callejones, golpearla y robarla.

Por qué golpeaba a la gente era algo que no podía relacionar con su lado y su brazo paralizados. Se le había educado desde su infancia a no confrontar a los seres humanos. Lo más cerca que podía llegar de confrontar a los seres humanos era golpearlos, y de ahí su carrera criminal.

Cuanto más deifiquen la televisión y la prensa los horrores del crimen, menos capaz será la sociedad de resolver el crimen. Cuanto más impresionante se presente al delincuente juvenil, menos capaz será la sociedad de resolver el problema del delincuente juvenil.

En la educación, cuanto más esotérico y difícil se haga un tema, menos capaz será el estudiante de manejar el tema.

Cuando un instructor hace que un tema sea demasiado impresionante, más se retira el estudiante de este.

Por ejemplo, había algunos antiguos estudios mentales europeos que eran tan complicados e incomprensibles y estaban sembrados de tal cantidad de verborrea mostrando su falta de comprensión del hombre, que no era posible que ningún estudiante pudiera confrontarlos.

Hoy en día, el hombre en general se encuentra en este estado en lo que respecta al espíritu humano.

Durante siglos se educó al hombre a creer en los demonios, los diablos necrófagos y las cosas sobrenaturales y aterradoras.

En el sur de Europa había una organización que se aprovechó de este terror e hizo a los demonios y a los diablos tan impresionantes que, a la larga, el hombre no pudo ni siquiera hacer frente al hecho de que cualquiera de sus semejantes tuviera alma. Y así entramos en una época totalmente materialista.

Con los antecedentes en la enseñanza de que nadie puede confrontar lo "invisible", las religiones vengativas trataron de avanzar hacia una mejor posición de control.

Naturalmente no lograron su meta, y la irreligiosidad se puso a la orden del día, abriendo así la puerta al comunismo y a otras idioteces.

Aunque podría parecer cierto que no se puede confrontar lo invisible, ¿quién dijo que un espíritu fuera siempre invisible?

Digamos, más bien, que es imposible que el hombre o cualquier otra cosa confronte lo inexistente; y por consiguiente, cuando se inventan dioses inexistentes y se les dan más roles en la sociedad, descubrimos que el hombre se degrada tanto que ni siquiera puede confrontar el espíritu de sus semejantes, y mucho menos volverse moral.

El tema en sí de confrontar es muy interesante. En realidad, existen ciertas pruebas de que los cuadros de imagen mental sólo se producen cuando el individuo es incapaz de confrontar las circunstancias del cuadro.

Cuando esto se agrava y el hombre es incapaz de confrontar nada en ningún sitio, se podría considerar que tiene cuadros de todo por todas partes.

Esto lo demuestra un test muy interesante que L. Ronald Hubbard realizó en 1947. Descubrió que un individuo no tiene más cuadros cuando puede confrontarlos todos; por lo tanto, al ser capaz de confrontar todo lo que ha hecho, ya no le preocupa lo que ha hecho.

Confirmando esto, se descubrirá que el individuo que avanza en cuanto a su capacidad para manejar los cuadros, al final ya no tiene cuadros en absoluto. A este individuo lo llamamos clear (un importante estado espiritual en Cienciología).

Un clear, en sentido absoluto, sería alguien que podría confrontar todas y cada una de las cosas del pasado, del presente y del futuro.

La resolución de un problema parece consistir simplemente en aumentar la capacidad de confrontarlo, y cuando se puede confrontar el problema por completo, ya no existe. Esto es extraño y milagroso.

Las dificultades del hombre son un compuesto de sus cobardías. Para tener dificultades en la vida, todo lo que se necesita hacer es empezar a huir del asunto de la vida y del vivir.

Después de eso, los problemas de magnitud irresoluble están garantizados. Cuando se refrena a las personas de confrontar la vida, acumulan una inmensa capacidad para tener dificultades con ella.

Se puede encontrar de inmediato el origen de varias características del nerviosismo en tratar de confrontar algo que insiste en huir.

Por ejemplo: una mano nerviosa sería una mano con la que el individuo está tratando de confrontar algo. El movimiento hacia adelante del nerviosismo sería el esfuerzo por hacerle confrontar; el movimiento hacia atrás sería su rechazo a confrontar. Por supuesto, el error básico es confrontar con la mano.

Todo el engaño de que alguien te diga "por allí todo está mal" es parte del hecho de que está intentando impedirte confrontar algo y, por lo tanto, hacer que te apartes de la vida.

Las gafas, los tics nerviosos, las tensiones, todas estas cosas, provienen de una falta de disposición para confrontar. Cuando esa disposición se repara, estas incapacidades tienden a desaparecer.

Con Cienciología, esa disposición se puede reparar. Y el mundo puede llegar a resplandecer otra vez.

LAS DOS REGLAS DE LA FELICIDAD

Hay dos reglas para vivir feliz:

Primera: Sé capaz de experimentar cualquier cosa.
Segunda: Causa sólo aquello que los demás puedan experimentar con facilidad.

El hombre ha tenido muchas reglas de oro. La regla budista de "Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti" se ha repetido a menudo en otras religiones.

Pero estas reglas de oro, aunque sirvieron para elevar al hombre por encima del animal, no dieron como resultado la cordura, el éxito o la felicidad seguras.

Una regla de oro así sólo nos da el punto causa (el punto de originación) o, en el mejor de los casos, el punto efecto reflexivo (el punto de recepción).

Esto es algo que uno se ha hecho a sí mismo, y tiende a poner a todos en causa obsesiva. No tiene en cuenta lo que uno hace con respecto a las cosas que otros, que no han recibido esa enseñanza, le hagan a él.

¿Cómo resuelve uno las cosas malas que le han hecho? Esto no está expresado en la regla budista.

En tanto alguien tenga miedo o padezca el efecto de la violencia, tendrá violencia contra sí. Cuando pueda experimentar exactamente lo que se le esté haciendo, ¡ah!, magia, ¡no sucede!

Cómo ser feliz en este universo es un problema que pocos profetas o sabios se han atrevido a contemplar directamente. Los encontramos "resolviendo" el problema de la felicidad, asegurándonos que el hombre está condenado a sufrir. No tratan de decirnos cómo ser felices, sino cómo soportar ser desdichados.

Esta suposición casual sobre la imposibilidad de alcanzar la felicidad nos ha llevado a ignorar cualquier examen real de formas de ser felices.

Así, pues, hemos avanzado a tientas hacia una meta negativa: librarnos de toda la desdicha de la Tierra, y se tendrá una Tierra en la que se podrá vivir.

Si una persona trata continuamente de librarse de algo, admite continuamente que no puede confrontarlo -lo que significa encararlo sin asustarse o evitarlo-, y así todo el mundo empezó a ir de capa caída.

La vida se convirtió en una espiral descendente debido a más elementos que no pudimos confrontar. Y así fuimos hacia la ceguera y la desdicha.

Para ser feliz, sólo hay que ser capaz de confrontar; es decir: de experimentar aquello que existe.

La desdicha sólo es esto: la incapacidad para confrontar lo que existe.

En consecuencia, primero: Sé capaz de experimentar cualquier cosa.

El lado efecto de la vida merece gran consideración. El lado de lo que el individuo se causa a sí mismo también merece examinarse.

Crear sólo los efectos que otros puedan experimentar con facilidad nos da una regla completamente nueva de conducta en la vida, pues si uno lo hace, ¿qué podría hacer, entonces, que tuviera que ocultar a los demás?

No hay motivo para ocultar nuestras acciones o arrepentirnos de ellas (que es lo mismo) si los demás pueden experimentar con facilidad nuestras propias acciones.

Ésta es una prueba (y definición) general de la buena conducta: hacer sólo lo que los demás puedan experimentar.

Si examinas tu vida, encontrarás que sólo te molestan las acciones que una persona realizó, y que otros no fueron capaces de recibir. De ahí que la vida de una persona puede convertirse en una mezcolanza de violencia refrenada, que atrae, entonces, la violencia que otros causaron.

Cuantas más acciones que otros no puedan experimentar realiza una persona, más empeora la vida de esa persona. Al reconocer que ella fue una causa nociva o que ya había demasiadas causas nocivas, la persona dejó de causar cosas: un desdichado estado de ser.

El dolor, la emoción equivocada [1] , la inconsciencia, la demencia; todo esto es consecuencia de causar a los demás cosas que no pudieron experimentar con facilidad.

El fenómeno de alcanzar y refrenarse o restringirse es el fundamento de todo esto. Cuando alguien trató de alcanzar de tal manera que hizo imposible que otro experimentara, entonces no alcanzó, ¿verdad?

"Alcanzar" con una pistola hostilmente a una persona que no está dispuesta a que le disparen, no es alcanzar a la persona, sino una protesta.

Todos los alcances malos nunca alcanzaron. Así que no hubo comunicación, y el resultado final fue un refrenamiento de la persona que alcanzaba.

Este alcanzar y refrenarse se convirtió, al final, en una incapacidad de alcanzar; por consiguiente, poca comunicación, poca realidad, poca afinidad.

La comunicación es un medio de alcanzar a los demás. De esta manera, si alguien es incapaz de alcanzar, su capacidad de comunicarse será baja; y su realidad será baja, porque si uno es incapaz de comunicarse, no conseguirá realmente llegar a saber sobre los demás; y sabiendo poco o nada sobre los demás, tampoco tendrá ningún sentimiento acerca de ellos, así que su afinidad será baja.

La afinidad, la realidad y la comunicación actúan juntas; y si una de estas tres es alta, las otras también lo serán; pero si una es baja, las otras también serán bajas.

Por lo tanto, todo acto malo es aquel acto que no se puede experimentar con facilidad en el extremo que es el blanco.

Revisemos nuestros propios "actos malos" de acuerdo a esta definición. ¿Cuáles fueron malos? Sólo fueron malos los que los demás no pudieron experimentar con facilidad.

Entonces, ¿cuáles de los actos malos favoritos de la sociedad son malos?

Los actos de verdadera violencia que ocasionan dolor, inconsciencia, demencia y gran pérdida podrían, en este momento, considerarse malos.

Bien, ¿qué otros actos tuyos consideras "malos"? Las cosas que has hecho y que tú mismo no podías experimentar con facilidad fueron malas. Pero las cosas que has hecho y que tú mismo podrías haber experimentado, si se te hubieran hecho, no fueron malas. ¡Eso cambia sin duda el punto de vista de uno sobre las cosas!

No hay necesidad de llevar una vida violenta sólo para demostrar que se puede experimentar. La idea no es demostrar que uno puede experimentar, sino recuperar la capacidad de experimentar.

Así, hoy en día, tenemos dos reglas de oro para la felicidad:

Primera: Sé capaz de experimentar cualquier cosa.
Segunda: Causa sólo aquello que los demás puedan experimentar con facilidad.

Tu reacción a estas te dice cuánto tienes que avanzar todavía.

Y si logras cumplir estas dos reglas de oro, serás una de las personas más felices y con más éxito en este universo; pues, ¿quién podría dominarte con el mal?

El Recorrido de la Felicidad es auditación de Cienciología que se dirige a esos factores que impiden llevar una vida de felicidad. Está disponible para todos y puede ayudar a adquirir las aptitudes necesarias para lograr la felicidad en la vida.

[1] La emoción equivocada es una emoción o reacción emocional que es inadecuada a la situación del tiempo presente.
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 1223
Localización : Bogotá, Colombia
Puntos : 3184

Ver perfil de usuario http://www.producerstudios.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.